Femenino singular

Femenino singular, Retrato de Salomé Guadalupe, Pintor retratista, Alejandro Cabeza, Escritoras españolas, Retratistas españoles actuales, Retratistas actuales, Retratistas españoles, Retratos de Alejandro Cabeza, Pintores Valencianos, Joaquín Sorolla, Ignacio Pinazo, Fernando  Álvarez Sotomayor, Anselmo Miguel Nieto Revello de toro
Femenino singular / Óleo sobre tela 66 x 56 cm  / Colección particular 2019.


En este retrato de Salomé creo haber capturado el rescoldo de esa adolescencia por la que todos hemos pasado, pero que no todos sabemos conservar como parte de nuestra esencia. Por eso lo considero una —feliz— rareza, algo que pocas veces las modelos logran ofrecer salvo cuando se trata de verdaderas adolescentes. Y, no obstante, se me antoja, al tiempo, una imagen de gran feminidad. Precisamente por ello, lo titulo “Femenino singular”.

El rostro limpio, una mirada franca pero también insinuante, una sonrisa dulce y un sensual escote realzan el atractivo de la retratada. Personalmente soy partidario de favorecer al modelo sacando el máximo partido a su físico. Más aún si cabe cuando se trata de mujeres, pues ellas suelen ser todavía más exigentes con su propia imagen que los hombres. Los resultados que así se alcanzan, al final, producen un gran impacto: provocan la felicidad de la que posa, captan la fascinación del que retrata y cosechan el entusiasmo del público.

Me deslumbra ver la soltura lograda en la ejecución y, en su conjunto, la despreocupación por los detalles concretos. Hay que saber detenerse a tiempo y dejarlo estar. De lo contrario, se corre el riesgo de malograr todo en un abrir y cerrar de ojos. Esta lección se aprende con los años, y aun así siguen sucediendo desastres imprevistos de vez en cuando.

Por todos estos motivos, pintar supone mucho más que ponerse delante de un lienzo a lanzar colores. Es imprescindible analizar lo que está sucediendo: comprender los procesos, aprender a mirar, pensar cómo mejorar los resultados.... En definitiva, intentar descubrir por qué no consigo lo que quiero constituye una inquietud pictórica que acompaña constantemente a un autor responsable.

La pintura no es un pasatiempo, una afición o una distracción para evadirse, aunque a veces pueda prestarse a ello. No es una actividad que pueda emprenderse a la ligera. Esta valoración sobre el arte sencillamente pone de manifiesto la pobreza de muchos autores, que en realidad no nutren verdadero interés por nada y seguramente carecen de una sólida formación en la disciplina. En definitiva y puestos a hacer algo, como no sé lo que quiero, me meto a bombero. Pero entonces, estaría el parque de bomberos lleno de incompetentes. Y las calles, arrasadas por el fuego…


Pintores Valencianos, Pintores Españoles, Retratista Español, Retratistas Valencianos, Maestros Españoles, Retratos Reales, impresionismo Valenciano