Blas Taracena Aguirre

Retrato de Blas Taracena Aguirre, Museo Arqueológico de Clunia, Blas Taracena Aguirre, Alejandro Cabeza, Pintores Valencianos, Pintores de Valencia, Retratos de Alejandro Cabeza, Salomé Guadalupe Ingelmo, Maximiliano Macías Liánez, Marcelino Sanz de Sautuola, Jesús Carballo García Taboada, Dimas Fernández Galiano, Emeterio Cuadrado Diaz, Pedro Ibarra Ruiz, Ignacio Bolivar Urrutia, Emili Gandia y Ortega, Francisco Suay Martínez, Emiliano Aguirre Enríquez, José Antonio Lasheras, Joaquín Sorolla, Ignacio Pinazo, Julio Peris Brell, José Mongrell, Eugenio Hermoso, Emilio Sala, Marceliano Santa María Sedano, Diputación de Burgos, César Rico Ruiz, Parque Arqueológico Ciudad Romana de Clunia
Retrato de Blas Taracena Aguirre / Óleo sobre tela 100 x 73 cm / Alejandro Cabeza 2017 / 


Con este retrato del destacado Arqueólogo Blas Taracena Aguirre ‒integrado en la colección del Parque Arqueológico Ciudad Romana de Clunia, organismo adscrito a la Excma. Diputación Provincial de Burgos‒, sumo uno más a la galería de españoles insignes que han contribuido al engrandecimiento de las letras y las ciencias, proyecto que he venido engrosando en los últimos años.

Inmortalizado en su etapa de juventud, lo represento sentado en una silla castellana: en posición relajada, pero con un porte solemne que le otorga cierta elegancia y presencia a la composición. La mirada, vivaz e inteligente, directa al espectador. Aplico la armonía en amarillos, ocres y pardos que tan buen resultado me ha dado ya precedentemente en otros retratos. Insinuando casi un contraluz con los propios negros del traje, esa tonalidad confiere una atmósfera personal a toda la obra.

Conozco únicamente otro retrato pictórico de Blas Taracena, el que se integra en la galería de directores del Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Aquel, extraído de una de las pocas fotografías que circulan del estudioso ‒donde posa cruzando los brazos‒ y más pequeño que el mío, lo representa ya avanzada la madurez.

Blas Taracena Aguirre (Soria, 1895 - Madrid, 1951) cursó en Madrid, en la Universidad Central, las licenciaturas de Filosofía y Letras y Derecho. En 1915, con tan sólo diecinueve años, aprobó la oposición para el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, y fue destinado como director al recién creado Museo Numantino (Soria), haciéndose cargo también del Museo Celtibérico y de la Biblioteca Provincial. Desde marzo de 1936, nombrado por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, actuó, además, como comisario-director de la Escuela de Artes y Oficios de Soria. En el Museo Numantino permaneció, como primer director, hasta 1936. Al año siguiente fue nombrado director del Museo Arqueológico Provincial de Córdoba; entre 1938 y 1939, Inspector General de Museos y, desde 1939 hasta su fallecimiento, siguiendo los pasos de su maestro José Ramón Mélida, de quien ya había recibido colaboración para organizar el naciente Museo Numantino, director del Museo Arqueológico Nacional.

Sus investigaciones, además de Soria, abarcaron Córdoba, La Rioja, Burgos (ciudad romana de Clunia), Palencia y principalmente Navarra. Sus colaboraciones en revistas especializadas, en las que expuso sus excavaciones en estas regiones, son numerosas. Destacan, sobre todo, las correspondientes a Navarra ‒tanto solo, como en colaboración con Luis Vázquez de Parga‒. Desde 1942 hasta el año de su fallecimiento, fueron publicadas en Príncipe de Viana las excavaciones en Cortes de Navarra, Gallipienzo, Echauri, Tudela, Liédena, etc...

Francisco Suay Martínez

Retrato de Francisco Suay Martínez, Museo de Cuenca, Alejandro Cabeza, Salomé Guadalupe Ingelmo, Museo Arqueologíco de Cuenca, Dimas Fernández-Galiano, Emeterio Cuadrado Díaz, Emili Gandia i Ortega, Maximiliano Macias, Marcelino Sanz de Sautuola, María Magdalena Barril Vicente, Jesús Carballo Garcia Taboada, José Antonio Lasheras, Blas Taracena Aguirre, Francisco Suay Martínez, Magdalena Barril
Retrato de Francisco Suay Martínez / Óleo sobre tela 55 x 46 cm / Alejandro Cabeza 2018
Colección Museo de Cuenca


Francisco Suay Martínez (Valera de Arriba, 1918 - Cuenca, 2006), personalidad conquense que dejó huella en la capital y provincia por su gran labor como investigador de la arqueología local, ejerció también la enseñanza en el Colegio del Carmen.

Este retrato se suma, por tanto, a mis precedentes trabajos sobre arqueólogos españoles: Maximiliano Macias (Museo Nacional de Arte Romano), Marcelino Sanz de Sautuola (Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira), Jesús Carballo Garcia Taboada (Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria), Dimas Fernández-Galiano (Museo de Guadarajara), Emeterio Cuadrado Díaz (Museo Arqueológico Regional de Madrid), José Antonio Lasheras (Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira), Pedro Ibarra Ruiz (Museo Arqueológico y de Historia de Elche) o Blas Taracena Aguirre (Yacimiento Arqueologíco de Clunia en Burgos), entre otros.

La obra, realizada en armonías claras, capta al retratado en un contraluz suave que potencia el contorno de la figura, en la que resaltan las gafas de pasta negra tan representativas de su tiempo. El acabado marcado por una simplificación suelta alienta el deseo de contemplar una pintura más grande y compleja, tarea difícilmente abordable dado el escaso y deficiente material fotográfico sobre el personaje a disposición.

El retrato de Francisco Suay se incorpora al patrimonio del Museo de Cuenca, que acoge con gran entusiasmo esta representación de quien fue una de sus figuras más queridas.

El Museo de Cuenca está situado en la llamada Casa del Curato, en el casco antiguo de la ciudad. Inaugurado en 1974, cuenta con tres secciones: Arqueología, Etnología y Bellas Artes. La exposición permanente integra salas dedicadas a la Prehistoria, la Edad del Hierro, arqueología clásica, periodo tardorromano, medieval y moderno. En ellas se muestran diferentes piezas halladas en los más importantes yacimientos de la provincia, que acompañadas de textos, imágenes y maquetas nos ayudaran a conocer mejor cada periodo de la historia de Cuenca.

José Serrano

Retrato de José Serrano Simeón, Pintores Valencianos, Pintores de Valencia, Pintor español, Pintor Valenciano, Pintura Valenciana, Retratista Valenciano, Salomé Guadalupe Ingelmo, Retratista Español, Retratos de Alejandro Cabeza,Retratistas españoles actuales, Retratistas actuales, Retratistas españoles, Joaquín Torrents Llado, Revello de Toro, Joaquín Sorolla, José Calixto Serrano Simeón, Anselmo Miguel Nieto, José Serrano, Maestro Serrano, Diego Velázquez
Retrato de José Serrano Simeón / Óleo sobre tela 46 x 38 cm / Colección Particular


José Serrano Simeón, también conocido como maestro Serrano, nació en Sueca el 14 de octubre de 1873 y falleció en Madrid el 8 de marzo de 1941. Autor, entre otras, de las famosas zarzuelas La reina mora, La canción del olvido, La dolorosa y Los claveles, se le considera el heredero musical de Federico Chueca. A lo largo de su vida compuso más de cincuenta zarzuelas.

Esta obra presenta una cabeza de ejecución muy vigorosa y espontánea. Es el segundo retrato que le dedico al compositor valenciano. Comparando con el realizado por mí en 2014, a pesar de las evidentes diferencias ‒entre otras cosas, en el que ahora presento retrato al músico en su juventud‒, advierto, sorprendentemente, las mismas virtudes en los dos. Y es que en el rostro de Serrano encuentro rasgos muy especiales ‒casi anacrónicos‒ que además evocan la pintura de los grandes maestros españoles del Siglo de Oro. El impecable bigote y la mirada sugerente de este singular creador, figura esencial en la música del siglo XIX, recuerdan algunos retratos de Velázquez, tan magistralmente pintados. Algo similar me sucedió con mi representación de Azorín, en el que las cuencas hundidas y la frente prominente recordaban al Góngora de Velázquez; si bien este retrato de Serrano se acerca más, diría yo, a lo velazqueño e incluso a los maestros holandeses. 

Sólo conozco un retrato del Maestro Serrano realizado por el autor valenciano Alfredo Claros García (Valencia, 1893 - Sueca, 1965). En él se representa al compositor de medio cuerpo, con una chaqueta blanca, caminando por una playa valenciana a plena luz del día, sosteniendo un cigarrillo en una mano y con la otra metida en el bolsillo del pantalón. Se trata de un retrato colorista y luminoso, muy representativo de la forma de pintar de este autor.  Cabe mencionar también el monumento en bronce que se le dedica en la avenida Antiguo Reino de Valencia, obra del escultor Octavio Vicent. Creo que ni la pintura ni la escultura han representado suficientemente la figura este excelente músico tan querido e interpretado en Valencia.

Ángela Ruiz Robles

Retrato de Ángela Ruiz Robles, Museo Pedagógico de Galicia, MUPEGA, Alejandro Cabeza Biografía, Pintores españoles, Pintor Alejandro Cabeza, Retratistas españoles actuales, Retratistas actuales, Retratistas españoles, Pintores Valencianos,  Salomé Guadalupe Ingelmo, Joaquín Torrents Llado, Revello de Toro, Joaquín Sorolla, Anselmo Miguel Nieto, Ángela Ruiz Robles, María Barbeito, Emilia Pardo Bazán, Concepción Arenal, Retratos de Alejandro Cabeza, Beatriz Seco González
Retrato de Ángela Ruiz Robles / Óleo sobre tela 55 x  46 cm / Colección Museo Pedagógico de Galicia 


El retrato de Ángela Ruiz Robles se incorpora a los fondos del Museo Pedagógico de Galicia (MUPEGA), que, devoto de quien fue una de las mujeres españolas más destacadas y singulares del siglo XX, lo acoge con gran entusiasmo.

Ubicado en La Coruña, en Santiago de Compostela, el Museo Pedagógico de Galicia es un museo dependiente de la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia. Este centro específico del Departamento de Educación y Orientación Universitaria tiene por objetivo la recuperación, salvaguarda, estudio y difusión de todas aquellas expresiones educativas que ponen de relieve la variedad y riqueza del patrimonio pedagógico gallego, posibilitando así su catalogación sistemática. De esta forma, el museo garantiza su permanencia en el tiempo, alienta su investigación científica y promueve su transmisión como legado vivo y en continua evolución.

Realizo el retrato basándome en una de las encasas fotografías de la docente a mi alcance. Respetando la sencillez de su figura, con la intención de capturar y reavivar la chispa del talento que la mirada revela fugazmente y a menudo pasa desapercibida a la fotografía, me esfuerzo por recrear, mediante el espacio y el color, una atmósfera sugerente y al tiempo sobria, discreta como la propia retratada.

Ángela Ruiz Robles (Villamanín, 28 de marzo de 1895 - Ferrol, 27 de octubre de 1975) engrosa las filas de esas mujeres y hombres que, a lo largo de sus vidas, con trabajo y dedicación, se esforzaron por cultivar sus verdaderas vocaciones, y que a cambio fueron injustamente olvidados o escasamente reconocidos.

Ángela Ruiz Robles fue maestra y formó a otras muchas mujeres y hombres que siguieron sus pasos. Comprometida no sólo con sus alumnos sino también con toda la comunidad y preocupada por la formación de los adultos, en su tiempo libre daba clases gratuitas nocturnas en la Escuela de San José Obrero, a la que asistían trabajadores de los astilleros. Además de su vocación docente, doña Ángela se convierte en inventora al poner su talento a disposición de novedosos métodos didácticos que se materializan en la Enciclopedia Mecánica, precursora del libro electrónico y destinada a facilitar el aprendizaje mediante la catalogación práctica y asimilable de los conocimientos en poco espacio, esfuerzo que fue premiado por el Gobierno aunque sus desvelos por implantar el nuevo ingenio se vieron en buena medida frustrados. No obstante, queda el ejemplo de constancia que nos ofrece esta maestra, autora de numerosos libros de texto e inventora adelantada a su tiempo.

Julio Abad Saiz

Retrato del escultor Julio Abad Saiz, Alejandro Cabeza, Julio Abad Saiz, Retratos de Alejandro Cabeza, Pintor español, Pintores Valencianos, Francisco Serra Andrés, Juan de Ávalos, Mariano Benlliure, Enrique Peréz Comendador, Emilio Barral, Luis Marco Pérez, Escultor Julio Abad Saiz,
Retrato del escultor Julio Abad Saiz / Óleo sobre tela 100 x 73 cm / 2018 Colección particular


Son ya tres los retratos de escultores realizados por mí: el de Francisco Serra Andrés (Valencia, 1924-2002), amigo y compañero al que pinté en 2001, el del legendario escultor extremeño Enrique Pérez Comendador (Hervás, 1900-1981), que pasó a engrosar la colección del Museo de Bellas Artes de Badajoz en 2015, y este que presento  hoy de Julio Abad Saiz, figura representativa del arte conquense. 

Sin embargo, son muchas las obras de mi etapa valenciana que, de una forma u otra, ya tempranamente, me aproximaron a la escultura. Entre ellas, los diferentes estudios sobre figuras ‒El Palleter o La pescadora, ambas en el Museo de Bellas Artes de Valencia, por ejemplo‒ de Emilio Calandín Calandín (Valencia 1870-1919), y mis paisajes de jardines y parques poblados por abundantes estatuas.

A medida que pasan los años, mi acercamiento a la escultura es cada vez mayor. Muchos de los cuadros que he pintado me han dado pie a estudiar y admirar las estatuas o bustos de personajes ilustres magistralmente ejecutados por una infinidad de autores, que a menudo yo mismo he tomado en consideración a la hora de realizar mis propias obras. De esta manera, donde la representación fotográfica era escasa o nula, esa labor escultórica se ha revelado especialmente útil. La escultura puede convertirse, pues, en una fiel aliada para la pintura. La escultura, con la atracción poderosa que ejerce sobre mí, aporta a mi pintura, a modo de revelación, una forma de mirar diferente, una aproximación más directa y real a la hora de analizar la figura humana en todo su esplendor.

En una atmósfera íntima, con la libertad y naturalidad que aporta el pintar a un colega ‒algo muy diferente a lo que generalmente sugiere un encargo‒, este retrato representa a Julio Abad en una composición de medio cuerpo, con utensilios de pintor. En una mano sujeta una paleta que se pierde en el fondo y en la otra, un pincel. Qué mejor forma de rendir homenaje a un escultor que primero quiso ser pintor. 

Este retrato, donde me he permitido toda la clase de licencias que generalmente caracterizan mi pintura, muestra una soltura homogénea en todos los sectores del cuadro. Una visión fugaz y sintética ‒a veces casi esquemática‒ en el conjunto de la obra facilita que el espectador se concentre en el rostro del modelo, que es lo que en definitiva realmente me interesa.

Las composiciones metapictóricas o las alegorías sobre del oficio del pintor siempre ‒especialmente en mis autorretratos‒ me han atraído como fórmula de rendir homenaje al arte y a una tradición que parece en riesgo de extinción en nuestros días. Este género nos hace recordar cuál es la verdadera esencia de nuestro oficio. Que el arte, si se tocan las teclas correctas, nos conmueve y puede ser incluso atemporal. Que lo que gracias a la formación y la experiencia somos capaces de realizar, a su vez nos provee de redoblado impulso y creatividad para abordar nuevas obras.

Julio Abad Saiz nace en Cuenca en 1949. Se define a sí mismo como un escultor figurativo autodidacta que desde muy pequeño se interesó por el arte en sus más diversas formas. Ya a temprana edad comenzó a dibujar los personajes de las películas que veía en el cine. En su adolescencia, mientras se forma en esta disciplina, empieza a destacar en la asignatura de dibujo. No obstante, quedó fascinado al contemplar cómo un escultor moldeaba el barro con sus manos. Es este el momento en que entra por primera vez en contacto con la escultura y descubre su habilidad para dar forma a los volúmenes. 

Abandonada la pintura, Julio Abad Saiz realiza su primera escultura en la academia Granero de Cuenca: el busto de una compañera de curso. A partir de ahí y tras realizar un curso de elaboración de moldes en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, influenciado por escultores clásicos ‒como Miguel Ángel, Bernini o Mariano Benlliure y Gil (Valencia, 1862-1947)‒  e imagineros conquenses ‒como Leonardo Martínez Bueno (Cuenca, 1915-1977) o Luis Marco Pérez (Fuentelespino de Moya, 1896-1983)‒, desarrolla su gusto por el retrato y la figura humana. Así, a lo largo de estos años, ha realizado diversas exposiciones, tanto individuales como colectivas, por toda Castilla-La Mancha, y son numerosos los encargos modelados por él que embellecen la ciudad de Cuenca y sus cementerios.



Pintores Valencianos, Pintores Españoles, Retratista Español, Retratistas Valencianos, Maestros Españoles, Retratos Reales, impresionismo Valenciano