Tomás Francisco Prieto

Tomás Francisco Prieto, Pintor retratista, Alejandro Cabeza, Real Casa de la monedade Segovia, Pintores Valencianos, Pintor español, Grabador Tomás Francisco Prieto, El grabador de Carlos III, Premio Tomás Francisco Prieto, Fundación de la Casa de la Moneda, Patrimonio numismático, Familia Real
Retrato de Tomás Francisco Prieto / Óleo sobre tela 55 x 46 cm / Colección Real Casa de la Moneda / Alejandro Cabeza 2018


El retrato de Tomás Prieto supone una introducción a los personajes del siglo XVIII a los cuales no me había acercado hasta el momento. Es un retrato suelto y luminoso en el que represento al grabador en su periodo joven con un vestuario y peluca a la moda de su época. La experiencia con el retrato ha sido reveladora y me enseña la gran dificultad que suponía retratar en estos periodos. Estas modas son a veces extravagantes y poco naturales. Pelucas blancas y largas, ropajes coloristas, camisolas y cuellos encajados, y toda una serie de adornos que a veces llegan al punto de esconder el rostro de una persona y que irremediablemente se convierten en elementos de distorsión que desproporcionan la figura humana. 

No puedo dejar de pensar como pintor en los grandes maestros del pasado, incluso periodos anteriores pero con extravagancias y problemáticas similares, me estoy refiriendo a Velázquez y su época, donde el pintor se enfrentaba a estas dificultades con gran maestría despojando a los retratados de estas distorsiones innecesarias, a veces ridículas, simplificándolas a su máximo extremo, en ocasiones incluso eliminándolas para centrar de esa manera todo su trabajo en la persona y su rostro, que es lo que en definitiva mas importancia tiene en un retrato. Por su puesto esto lo hacia simple que podía o tenia esta libertad de acción, lo que da lugar en mi juicio a sus mejores trabajos dotándolos de normalidad, realidad e incluso un toque de modernidad tan apreciada en su obras. Si pienso en Francisco de Goya un pintor de XVIII y gran admirador de Velázquez. Veo a otro sufridor con el genero del retrato. Creando figuras y personas adornadas como si fueran arbolitos de navidad. Estoy seguro que en este tipo de trabajos Goya se sentiría incomodo y descontento. Goya no era un autor de decoraciones humanas si no de realidades mundanas. En definitiva autores que sin duda evolucionan con necesidad y devoción hacia otra realidad. Su realidad. Una realidad mas natural y atemporal.

En la actualidad estos mismos conflictos pictóricos existen, no de la misma forma pero si con la misma esencia. Si estamos atentos en la historia del arte y concretamente en el genero del retrato, este evoluciona encontrándonos multitud de inconvenientes, distorsiones, desproporciones y problemáticas a la hora de realizar un retrato que deshumanizan a las personas representadas. La belleza humana no se entiende no como una virtud si no como un atuendo. La realización de este trabajo me hace ver estos complejos aspectos y sentir como seria ser un retratista del siglo XVIII con  sus peculiaridades.

Tomás Francisco Prieto (1716 - 1782) fue un grabador y medallista español. Está considerado gran maestro de grabadores e impulsor de la medallística española en el período ilustrado.

Nacido en Salamanca, se convirtió en discípulo de Lorenzo Monteman y Cusens, llegó a convertirse en director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, cargo en el que falleció, además del de grabador general de las Casas de Moneda de Carlos III de España. Dentro de sus discípulos destaca el grabador e impresor Antonio Espinosa de los Monteros.

www.eladelantado.com



Carmen Martín Gaite

Retrato de Carmen Martín Gaite, Pintor Retratista, Alejandro Cabeza, Pintor español, Pintores Valencianos, Retratos de Alejandro Cabeza, Rosa chacel, Ana María Matute, Elena Martín Vivaldi, Ángela Ruiz Robles, Alonso Zamora Vicente, Universidad Complutense de Madrid, María Nagore Ferrer, Eugenio Ramón Luján Martínez, Elena Blanch González, Salomé Guadalupe Ingelmo
Retrato de Carmen Martín Gaite / Óleo sobre tela 100 x 73 cm / Alejandro Cabeza 2015
Colección Universidad Complutense de Madrid


Con enorme satisfacción por mi parte, el 15 de octubre del 2018, fecha en que celebramos el Día de las Escritoras, mi retrato de Carmen Martín Gaite pasa a ocupar un lugar de honor en el Decanato de la facultad que, tras tantos años de investigación, la vio culminar sus estudios. La obra se integra así en el rico patrimonio artístico de la Universidad Complutense de Madrid y permanecerá expuesta en su Facultad de Filología.

Con gran sorpresa constato que, incomprensiblemente, la autora no cuenta, por cuanto yo sé, con otras representaciones plásticas en pintura.

Este retrato rinde homenaje a una de nuestras grandes escritoras e intelectuales y viene a sumarse a mis representaciones de Rosa Chacel (Casa Museo Zorrilla de Valladolid), Ana María Matute (Real Academia de Lengua), Elena Martín Vivaldi (Universidad de Granada) o Ángela Ruiz Robles (Museo Pedagóxico de Galicia). Todas ellas mujeres que ayudaron a construir nuestra sociedad y merecen ser recordadas.

Buscando la frescura del trazo suelto, intento retratar a Martín Gaite en un periodo de madurez vital, en la que debió de haber sido su época más lúcida y productiva.

Carmen Martín Gaite (Salamanca, 8 de diciembre de 1925 - Madrid, 23 de julio de 2000) recibió reconocimientos de la talla del Premio Nacional de las Letras, el Premio Nacional de Literatura, el Nadal o el Anagrama de Ensayo.

Licenciada en Filología Románica en la Universidad de Salamanca en 1948, apenas aterrizada en la capital, se embarcó en una tesis doctoral sobre los cancioneros galaico-portugueses del siglo XIII bajo la dirección de Armando Cotarelo. Este proyecto naufragó, pero la escritora finalmente obtiene el título de doctor en la Universidad Complutense de Madrid con su tesis“Lenguaje y estilo amorosos en los textos del siglo XVIII español”, trabajo que fue dirigido por Alonso Zamora Vicente. La defensa transcurrió un 12 de junio de 1972, ante un tribunal formado por José María Jover, Emilio Lorenzo, Rafael Lapesa y el propio Alonso Zamora Vicente. Así, la autora, cuando roza ya los cincuenta años, culmina su trayectoria académica en el ámbito de la Filología Románica con una calificación de Sobresaliente cum laude y el Premio Extraordinario de fin de carrera.

Durante su paso por las aulas, entre sus compañeros de estudios se encontraban Ignacio Aldecoa ‒cuya obra estudiaría posteriormente‒ y Agustín García Calvo.



Salomé Guadalupe

Retrato de Salomé Guadalupe, Pintor retratista, Alejandro Cabeza, Salomé Guadalupe Ingelmo, Retratos de Salomé Guadalupe, Escritoras españolas, Libros de Salomé Guadalupe, Escritora española, Joaquín Cordoba, Julio Romero de Torres, Retratos de Joaquín Sorolla, Joaquín Torrents Llado, Revello de Toro, Joaquín Sorolla, Anselmo Miguel Nieto, Darío Villanueva
Retrato de Salomé Guadalupe / Óleo sobre tela 46 x 38 cm / Colección privada / 2018

Fragmento de la entrevista “Entrevista con Alejandro Cabeza: Arte y comunicación” concedida al artista y editor Anton Psak y publicada originalmente en inglés en 2014.

-¿Qué es lo que más le gusta de ser artista? 
Crear, gozar de la libertad de pintar lo que quiero y como quiero. También la oportunidad de aprender a pintar mejor con cada cuadro realizado y con el estudio del arte preexistente: el tener acceso a secretos que están al alcance de muy pocos, porque en efecto requieren un considerable esfuerzo. Además esta profesión me permite concentrarme mucho en mi principal modelo, la que más me inspira, que es mi mujer. Poder compartir con mi pareja mi profesión es algo que me satisface muy especialmente.

-¿Cuál es su mayor logro artístico hasta la fecha?
Cada año me impongo lograr nuevas metas, lo importante es no perder el entusiasmo por la profesión. Diría que mi principal logro consiste en seguir aprendiendo y pintando mucho cada día. Pero como entiendo que usted se refiere a otra cosa, imagino que entre mis mayores éxitos debería considerar el tener obras mías en varios museos, instituciones y centros públicos de España. También el contar con una numerosa obra repartida por diversos países del mundo, desde Argentina a Finlandia, tanto en colecciones privadas como en instituciones. 

-¿Cuáles son sus planes para el año entrante? 
Para empezar, tengo previsto realizar algunos retratos más de personajes relevantes del mundo de la cultura que irán a engrosar una ya muy extensa colección personal. Desde luego seguiré adelante con la serie de retratos de la escritora Salomé Guadalupe Ingelmo, compuesta en la actualidad por una veintena de obras pero que seguramente acabará siendo bastante más extensa. También me he comprometido a realizar el retrato del poeta que resulte ganador de la próxima edición, ya la novena, del Concurso Internacional de Literatura “Ángel Ganivet” que se convoca en Finlandia. Además una importante institución colombiana ilustrará un libro de narrativa y poesía con algunos de mis cuadros. Sobre todo, por encima de cualquier otra cosa, mis planes para el año que entra consisten en pintar con la misma pasión de la adolescencia. Trabajar constantemente y seguir descubriendo la grandeza de la pintura.




José Zorrilla y Moral

Retrato de José Zorrilla y Moral, Pintor Retratista, Alejandro Cabeza, Retrato de José Zorrilla, José Zorrilla, José Zorrilla y Moral, Pintor Retratista, Alejandro Cabeza Biografía, Pintores españoles, Pintor Alejandro Cabeza, Retratistas españoles actuales, Retratistas actuales, Retratistas españoles, Pintores Valencianos, Retrato de josé Manuel Blecua, Salomé Guadalupe Ingelmo, Joaquín Torrents Llado, Revello de Toro, Joaquín Sorolla, Anselmo Miguel Nieto, Darío Villanueva, Retrato de Rosa Chacel, Casa-Museo Zorrilla, Rosa Chacel, Ana María Redondo García, Museo Zorrilla
Retrato de José Zorrilla y Moral / Óleo sobre tela 130 x 97 cm /  Alejandro Cabeza 2018 
Colección del Museo Nacional del Teatro 

Con este retrato de José Zorrilla, piedra angular del  teatro español, abordo uno de los escasos autores del romanticismo pintados por mí. La obra se incorpora al patrimonio del Museo Nacional del Teatro de Almagro, que cuenta ya con cinco retratos míos de dramaturgos españoles: Antonio Buero Vallejo (Guadalajara, 1916 - 2000), Federico García Lorca (Granada, 1898 - 1936), Lope de Vega  (Madrid, 1562 - 1635), José Zorrilla y Moral (Valladolid, 1817 - 1893), y Max Aub Mohrenwitz (París, 1903 -1972).

Son pocos los retratos de José Zorrilla que conozco. Entre ellos podríamos diferenciar dos grupos: los que lo representan en una juventud desenfadada y vital, con variadas fisonomías entre grabados y fotografías, y los que le representan en senectud, que muestran mayor homogeneidad iconográfica. Precisamente este ha sido uno de los aspectos más delicados a la hora de tomar una decisión para la realización de mi retrato. Inclinándome por su madurez, he querido, sin embargo, rendir homenaje al vallisoletano evitando la decrepitud de la vejez. Como si de un palco teatral se tratara, lo represento con abrigo negro, sentado en una silla castellana, observando de medio perfil. El resultado sugiere un Zorrilla expectante, atento, sano y creativo. En definitiva, la obra se me antoja llena de intenciones que trascienden la mera representación de un ilustre personaje del que, por otro lado, no he encontrado ningún retrato realmente destacable desde el punto de vista pictórico.

José Zorrilla nace en 1817, en Valladolid, y muere en 1890.  Es el principal representante del romanticismo medievalizante y legendario. En 1833 ingresó en la Universidad de Toledo como estudiante de leyes, y en 1835 pasó a la Universidad de Valladolid. Sus primeros versos vieron la luz en el diario vallisoletano El Artista.

En 1837, Zorrilla inició su producción teatral con Vivir loco y morir más. Alcanzó su primer éxito con El zapatero y el rey (1840), a la que siguieron El eco del torrente (1842), Sancho García (1842), El molino de Guadalajara (1843), El puñal del godo (1843), Don Juan Tenorio (1844) y Traidor, inconfeso y mártir (1849). En estas obras trata temas tradicionales o del Siglo de Oro. También escribió tragedias a la manera clásica, como Sofronia (1843).

En 1846 viajó a Burdeos y París, donde conoció a Alejandro Dumas, George Sand, Teófilo Gautier y Alfred de Musset, que dejarían en él una profunda huella. En 1865 marchó a México, donde fue protegido del emperador Maximiliano I, que lo nombró director del Teatro Nacional.

De regreso a España (1866), Zorrilla se casó con la actriz Juana Pacheco. En 1871 viajó a Roma y en 1882 ingresó en la Real Academia. De estos años son Recuerdos del tiempo viejo (1880-1883), La leyenda del Cid (1882), El cantar del romero (1883) y Mi última brega (1888). Fue coronado como poeta en el alcázar de Granada (1889) por el duque de Rivas, en representación de la reina regente.

Magdalena

Magdalena, María Magdalena,  Pintor retratista, Alejandro Cabeza, Salomé Guadalupe Ingelmo, Cielos de Hervás, Amanece en la noche oscura del alma, Fundación Xavier de Salas, José Manuel López Caballero, Atanasio Fernández García Coords, Alejandro Cabeza Biografía, Pintores españoles, Pintor Alejandro Cabeza, Retratistas españoles actuales, Retratistas actuales, Retratistas españoles, Pintores Valencianos,  Salomé Guadalupe Ingelmo, Joaquín Torrents Llado, Revello de Toro, Joaquín Sorolla, Anselmo Miguel Nieto
María Magdalena / Óleo sobre tela 65 x 54 cm / Colección particular 2018.

Mira hacia lo alto, hacia donde su voluntad aspira. Desde aquí abajo, llegar a ellas parece casi imposible. Ansiosa, dirige su vista hacia las cumbres: enormes y lejanas. Inalcanzables e inaccesibles… sólo en apariencia. Porque ella sabe –la experiencia se lo dice– que en pocas horas habrá tocado el cielo. Con la práctica ha aprendido que cada cosa requiere su tiempo, que la disciplina todo lo puede. En unas horas, ni siquiera tantas, estará allí arriba, en esa meta que hace apenas un suspiro parecía remota. Y ya no importará nada de lo dejará abajo. Porque es el ahora lo único que cuenta. Quedarán atrás amarguras, desencantos y traiciones. Arriba, lejos del mezquino mundo, mecida por el viento y protegida por las ramas, será ingrávida e intocable. En el camino, habrá aprendido a conocerse a sí misma. En el camino, se habrá vuelto recia como lo pinos que coronan las cumbres y generosa como los castaños que cobijan audaces vuelos. Pues Ella –el mejor ejemplo–, con níveo traje nupcial en invierno o vestida de invicto verde en verano, siempre acoge maternal al peregrino.

Mientras, abajo quedará el hombre. El hombre, que siempre defrauda. El hombre que, en su torpeza, sólo sabe construir efímeros paraísos artificiales. Por eso las chispas iluminan el cielo nocturno imitando burdamente el cielo estrellado. Es el resultado del devastador fuego que avanza sobre las cabezas de los bomberos y agentes forestales. El descomunal esfuerzo físico ya no conduce por las fértiles sendas del conocimiento interior, sino por las áridas veredas de difícil acceso en las que han sido encendidas las llamas para que su extinción resulte más compleja. Tal vez, incluso, para poner en peligro las vidas de semejantes que en nada se parecen. La recompensa de esos rostros curtidos y tiznados, de esos individuos esforzados, devastados por el agotamiento y el desconsuelo, en el mejor de los casos, consistirá en salvar el resto del monte y regresar a casa enteros.

Ante la infamia, ante la traición perpetrada una y otra vez por unos pocos y la indiferencia de la mayoría, sólo impotencia. También rabia. En respuesta, tras el extraordinario resplandor, el estremecedor alarido hiende el cielo y retumba entre las paredes rocosas, ahora desnudas y carbonizadas. Sus compuertas se abren y, de lo alto, deja caer el agua para refrescar la reciente herida. Un nuevo diluvio. Tal vez una noble advertencia que el hombre, sordo como siempre a todo lo trascendente, no sabe interpretar. Igual que hormigas, allá abajo, corren a refugiarse. Y como las hormigas, bajo la inmensidad del cielo, podrían ser aplastados un día. Aunque, en su inconsciente arrogancia, siguen abusando de la paciencia infinita.

Contra el cielo, contra el mismo cielo de nuestros padres, se recortan las montañas. Ellas se alzaban aquí mucho antes de nuestra llegada. Y aquí seguirán –incluso a pesar nuestro– cuando nosotros ya no estemos. Son las mismas que vieron los romanos al pisar estas extrañas tierra. Muchos, los mismos árboles –en pié aun viejos– que daban sombra a mi bisabuelo cuando se dirigía a la Chorrera por una senda hoy intransitable. Porque el hombre, en su estupidez e ignorancia, se va confinando entre estrechas fronteras. En lugar de derruirlos, construye muros. Y en vez de abrir caminos, se los cierra.

Textos de :
Salomé Guadalupe Ingelmo, “Cielos de Hervás: Amanece en la noche oscura del alma”, en Cielos de Extremadura. Extremadura en la red: blogs y fotografía de naturaleza, José Manuel López Caballero y Atanasio Fernández García Coords., Dirección General de Turismo Junta de Extremadura – Fundación Xavier de Salas eds., 2017, pp. 226-231.

Pintores Valencianos, Pintores Españoles, Retratista Español, Retratistas Valencianos, Maestros Españoles, Retratos Reales, impresionismo Valenciano