Antonio Vera Mahedero

Pintores de Valencia, Retratista español, Retratos de Alejandro Cabeza, Pintores Valencianos, Pintor Antonio Vera Mahedero, Fernando Casanova Escorihuela, Vicente Pérez Iborra, Pintor autodidacta, Francisco Mir Belenguer, Pintor español, Pintura realista, Pintores de  Benimàmet, Alex Alemany, Francisco Mir Belenguer, Antonio Vera Mahedero, Anselmo Miguel Nieto
"Retrato del pintor Antonio Vera Mahedero" Oleo sobre tela 100 x 73 cm / Alejandro Cabeza 2004 / Colección Privada

Retrato dedicado a mi amigo el pintor Antonio Vera Mahedero por nuestra gran amistad tan recíproca... Una de las personas con quien mas he hablado de arte y pintura. Recordando momentos tan difíciles y complicados que nos unieron aún mas respecto a la pintura y su filosofía. Esperando y deseando que siga adelante en el arte por los caminos que verdaderamente son buenos, y no por el de los charlatanes... que intentan abducir con tanta facilidad.

De la misma manera es una pena que el espacio-tiempo no reaccione en el mismo sentido entre personas, la  estima, y las obras de arte. Yo personalmente me quedo con esto último y lo que les pasa a las pinturas en el espacio-tiempo.

Algunas obras maestras se hacen atemporales en la historia y en la vida de las personas. Con el paso de tiempo ganan se enriquecen, a veces incluso se convierten hasta en punto de referencia, de partida. Esa es su esencia, su virtud (Y ese es su tiempo).

Este es uno de mis mejores retratos de ese año. Mas que un retrato en si, manifiesta sobre todo el entusiasmo por el aprecio y los compañeros. Poniendo en práctica al mismo tiempo unos resultados excelentes fruto de la sinceridad y afecto incondicional de esa época (Y ese es su espacio).

Hoy por hoy, este cuadro no existiría, ni algunos otros... Teniendo en cuenta esas reacciones, sin reciprocidad  de ningún tipo.  Ni con afecto,  ni estima,  ni con ningún sentimiento que yo mismo me llegase a creer... (Y eso es la lección que no se puede aprender antes de hacer estos cuadros, solo es posible aprenderla después en el espacio-tiempo).



El árbol, la idea de naturaleza, la síntesis de los espacios vitales que conforman el entorno, la luz, el color, la claridad y la sencillez, son el punto de partida a la vez que el resultado final de una creación artística donde el artista transita por la realidad desde ópticas varias acercándose a lo hiperrealista, pero con personalidad propia.

Así se comporta Antonio Vera cuando nos ofrece unas entrelazadas ramas, o troncos, que como nervios se enredan y crean vericuetos naturales. A ello se unen las cortezas de los árboles, con una gama muy amplia de variopintas abstracciones en sus formas, cuyas ramas, secas o no, definen la estructura formal de sus creaciones. Individualmente, o insertas en el paisaje con sus minúsculas hojas, los verdes de un prado o las flores de un almendro, este ramaje obliga al espectador a dirigir sus ojos hacia un punto determinado del que nace el conjunto.

Como poeta de la naturaleza emplea el "árbol" como concepto abstracto, en base a ramajes estructurales y en cierta manera sintéticos, que realmente existen pero a los que dota de un sentido y de un "ambiente" que le rodea. Esta sensibilidad le obliga a unos cromatismos atenuados en la luminosidad y su plasmación tanto en grandes formatos que hacen que ciertos detalles aparezcan de tamaño casi natural, frente a otros en que ocurre a la inversa. Con ello demuestra un gran conocimiento de los espacios y volúmenes representados, sin por ello variar un ápice su técnica al mantener la idea y el concepto.


José Garnería García


Exposicion de 2009

Pintores Valencianos, Pintores Españoles, Retratista Español, Retratistas Valencianos, Maestros Españoles, Retratos Reales, impresionismo Valenciano

Blogs de Interés