Tomás Francisco Prieto

Tomás Francisco Prieto, Pintor retratista, Alejandro Cabeza, Real Casa de la monedade Segovia, Pintores Valencianos, Pintor español, Grabador Tomás Francisco Prieto, El grabador de Carlos III, Premio Tomás Francisco Prieto, Fundación de la Casa de la Moneda, Patrimonio numismático, Familia Real
Retrato de Tomás Francisco Prieto / Óleo sobre tela 55 x 46 cm / Colección Real Casa de la Moneda / Alejandro Cabeza 2018


El retrato de Tomás Prieto supone una introducción a los personajes del siglo XVIII a los cuales no me había acercado hasta el momento. Es un retrato suelto y luminoso en el que represento al grabador en su periodo joven con un vestuario y peluca a la moda de su época. La experiencia con el retrato ha sido reveladora y me enseña la gran dificultad que suponía retratar en estos periodos. Estas modas son a veces extravagantes y poco naturales. Pelucas blancas y largas, ropajes coloristas, camisolas y cuellos encajados, y toda una serie de adornos que a veces llegan al punto de esconder el rostro de una persona y que irremediablemente se convierten en elementos de distorsión que desproporcionan la figura humana. 

No puedo dejar de pensar como pintor en los grandes maestros del pasado, incluso periodos anteriores pero con extravagancias y problemáticas similares, me estoy refiriendo a Velázquez y su época, donde el pintor se enfrentaba a estas dificultades con gran maestría despojando a los retratados de estas distorsiones innecesarias, a veces ridículas, simplificándolas a su máximo extremo, en ocasiones incluso eliminándolas para centrar de esa manera todo su trabajo en la persona y su rostro, que es lo que en definitiva mas importancia tiene en un retrato. Por su puesto esto lo hacia simple que podía o tenia esta libertad de acción, lo que da lugar en mi juicio a sus mejores trabajos dotándolos de normalidad, realidad e incluso un toque de modernidad tan apreciada en su obras. Si pienso en Francisco de Goya un pintor de XVIII y gran admirador de Velázquez. Veo a otro sufridor con el genero del retrato. Creando figuras y personas adornadas como si fueran arbolitos de navidad. Estoy seguro que en este tipo de trabajos Goya se sentiría incomodo y descontento. Goya no era un autor de decoraciones humanas si no de realidades mundanas. En definitiva autores que sin duda evolucionan con necesidad y devoción hacia otra realidad. Su realidad. Una realidad mas natural y atemporal.

En la actualidad estos mismos conflictos pictóricos existen, no de la misma forma pero si con la misma esencia. Si estamos atentos en la historia del arte y concretamente en el genero del retrato, este evoluciona encontrándonos multitud de inconvenientes, distorsiones, desproporciones y problemáticas a la hora de realizar un retrato que deshumanizan a las personas representadas. La belleza humana no se entiende no como una virtud si no como un atuendo. La realización de este trabajo me hace ver estos complejos aspectos y sentir como seria ser un retratista del siglo XVIII con  sus peculiaridades.

Tomás Francisco Prieto (1716 - 1782) fue un grabador y medallista español. Está considerado gran maestro de grabadores e impulsor de la medallística española en el período ilustrado.

Nacido en Salamanca, se convirtió en discípulo de Lorenzo Monteman y Cusens, llegó a convertirse en director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, cargo en el que falleció, además del de grabador general de las Casas de Moneda de Carlos III de España. Dentro de sus discípulos destaca el grabador e impresor Antonio Espinosa de los Monteros.

www.eladelantado.com



Pintores Valencianos, Pintores Españoles, Retratista Español, Retratistas Valencianos, Maestros Españoles, Retratos Reales, impresionismo Valenciano