Retrato en el Salón

Alejandro Cabeza, Retrato en el Salón, Pintor Valenciano, Pintor español, Retratista español, Retratos de Alejandro Cabeza, Pintura española, Libros de Alejandro Cabeza, Retratista Oficial, Felipe Santamans, Retratistas españoles actuales, Retratistas actuales, Retratistas españoles, Alejandro Cabeza, Xavier Serra de Rivera, Anselmo Miguel Nieto, Revello de Toro, Antonio Lopez García, Cristobal Toral, Eduardo Naranjo, Ricardo Sanz, Hernán Cortés Moreno
"Retrato en el Salón por Alejandro Cabeza"  / 90 x 80 cm  2004 / Colección Privada


Ensayo: La revelación de un boceto

Un pensamiento, un desarrollo, un estudio... el ensayo es a la literatura lo que el boceto a la pintura: un apunte rodeado de sensaciones para desarrollar. El boceto recoge toda su esencia y su intención, porque la base de una gran obra siempre esta rodeada de esencias que subyacen en su estructura, que vertebran su composición y que alientan sus posibilidades. El boceto en el arte también es como el microrrelato en literatura: la síntesis de un conjunto para una visión clara. A veces las obras pequeñas son más complicadas que las grandes. A veces las grandes carecen de toda sustancia pictórica por no tener precisamente esencia. No es una elección tomar unas u otras formas de creación; en realidad están unidas. Son inseparables, indispensables. Son antecesoras, si queremos, unas de las otras; pero imprescindibles en toda estructura final.

Las sustancias de las obras no se recogen en la técnica creativa, ni en los inventos dados a la originalidad. Tampoco, en las ideas o sus contenidos. Se recoge, más bien, en la esencia: la esencia va muy unida a la intención y al sentimiento, valores cada vez más perdidos con el paso del tiempo, antecesores que se olvidan muy a menudo en gran parte de la creatividad artística. Es por esto que muchas obras carecen de vida propia para pasar a ser meras reproducciones desnaturalizadas, representaciones lánguidas con falta de sustancia. Y es que no alimentan a la esencia como un primer fundamento del arte.

Lo inacabado siempre esta menospreciado en la mayoría de trabajos. Esto no siempre ha de ser así; lo inacabado puede ofrecer lo que lo acabado no da, o lo que sus errores incorregibles ofrecen más a menudo. Lo inacabado siempre define un saber parar, para una búsqueda constante. Es preferible quedarse corto a pasarse. El boceto siempre podrá ser acabado aunque no debiera, el acabado está condenado a perecer su racionalización. Una pintura boceto no ha de provenir de un no saber acabar, de ignorancia o de incapacidad. Puede provenir de un conocimiento de esencias y valores en la pintura, o sencillamente de tener un gran concepto del arte. Las obras de arte han de estar vivas. Nos piden cosas, incluso a veces su lugar. Acabar más allá de la realidad muy a menudo es propio de un hacer sistemático, efectista, falto de esencias, atribuible a un autómata con el síndrome de perfección. Lo acabado siempre ofrece pérdidas de la esencia creativa a merced de nada, o de exigencias directas verdaderamente de la pura ignorancia, sacrificar grandes resultados en una obra es muy común en muchos trabajos figurativos. El boceto, lo inacabado, los trabajos con esencia desnudan la pura naturaleza del artista, la sustancia mas reveladora de una realidad, una intención que viene del arte más profundo de nosotros mismos para desvelarnos nuestra propia personalidad.


Alejandro Cabeza

Pintores Valencianos, Pintores Españoles, Retratista Español, Retratistas Valencianos, Maestros Españoles, Retratos Reales, impresionismo Valenciano

Blogs de Interés